DRONES Volando para encontrar la ‘precisión’

DRONES Volando para encontrar la ‘precisión’

Son pequeños a la vista pero “grandes” en cuanto a la amplia gama de información que pueden generar. Hablamos de los Vehículos Aéreos No Tripulados (VANT), conocidos comúnmente con el nombre de drones, herramientas realmente innovadoras y capaces de generar información útil y precisa para planificar las actividades de la siembra y cosecha, identificar el crecimiento de las plantas, controlar las plagas y utilizar procedimientos más adecuados para el uso de fungicidas, fertilizantes y otros requerimientos de las zonas productoras.

En Bolivia, y propiamente en el departamento de Santa Cruz, poco a poco se están abriendo espacio entre los agricultores y ganaderos. Según datos que maneja el gerente técnico de la Asociación Nacional de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo), Richard Trujillo, estos equipos comenzaron a utilizarse hace dos años por los grandes productores, pero actualmente se conoce que algunos medianos también los están aprovechando, gracias a la llegada de varias empresas que ofrecen este servicio a costos cada vez más competitivos.

 

cosechando2

En un vuelo de 50 minutos un drone puede abarcar hasta 400 hectáreas.

 

 

cosechando3

“Si bien todavía es poca la información que tenemos, sabemos que los que más lo usan en la actualidad son los agricultores grandes de la zona norte”, sostiene Trujillo. Y es que según Julio Roda, presidente de la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO), todavía no se ha hecho ningún censo que determine la cantidad de productores y ganaderos que lo usan. “Es una herramienta muy útil sobre todo si se cuenta con grandes hectáreas. Instituciones del Gobierno, como el INRA, por ejemplo, ya poseen sus propios drones”, acota Roda.

“Los agricultores necesitan información rápida para tomar decisiones precisas y certeras sobre sus parcelas y así evitar problemas y es justo lo que se puede obtener con los drones”, sostiene Carlos Vidal. Estos equipos son capaces de generar información cartográfica del predio, medir la densidad de las plantas por hectáreas, hacer una lectura de la humedad del suelo, monitorear el control de especies invasoras, identificar las zonas con diferentes grados de enfermedad o plagas e identificar la falta de nutrientes. La compra de uno de estos equipos, de origen alemán, bordea los 100 mil dólares, su alquiler, los 10 dólares por hectárea.

Por su parte, Roberto Pareja, Aéreo Intel, explica que con la información que se obtiene de los drones se ahorra tiempo, ya que el agricultor, en vez de caminar por todo el campo, puede programar el drone hasta el lugar exacto que quiere analizar.

 

cosechand4o

Su funcionamiento

Los drones para uso profesional cuentan con equipos de última generación como GPS, sensores infrarrojos, cámaras de alta resolución y controles de radares.

Tiene dos segmentos claramente definidos:

Segmento de vuelo: Formado por el vehículo aéreo y los sistemas de recuperación (aterrizaje sobre ruedas o patines, red, cable, paracaídas…).

Segmento de tierra: Formado por la estación de control (está en tierra y recibe la información enviada por los drones y a su vez le dan órdenes) y los sistemas Lanzador (pueden ser hidráulicos, neumáticos, etc.)

 

Los países que registran mayor uso de drones en el área agrícola son Japón y Brasil. En el caso de Japón, Yamaha en 1991, sacó al mercado un helicóptaero no tripulado concebido para rociar herbicidas y fertilizantes. En la actualidad, se los conoce bajo la denominación comercial RMAX, y son alquilados para tareas de fumigación.

 

Las tareas que cumplen en la agricultura

Generación y actualización cartográfica de predios
Se obtiene un mapa del predio con información detallada y precisa, delimitando parcelas, accesos, infraestructuras, canales y cuerpos de agua. El reporte incluye cálculo de superficies y porcentaje en relación al área total del predio.
Medición de la densidad de plantas por hectáreas
Se obtiene un mapa que representa la densidad de plantas (unidades por hectáreas), la distribución espacial de plantas por parcela o el conteo del conjunto de la masa foliar por hilera. Con información de la fenología, la densidad de siembra permite inferir el rendimiento del cultivo.
Lectura de humedad del suelo (estrés hídrico)
Esta información muestra la necesidad de riego o drenaje para un cultivo o parcela con una escala de intensidad definida por el grado de estrés hídrico. Adicionalmente identifica zonas de riesgo en parcelas afectadas por inundaciones estacionales y ocasionales. Es de mucha utilidad para el diseño de sistemas de drenaje y cosecha de agua.
Monitoreo para el control de especies invasoras (cantidad de malezas)
Se obtiene un mapa que muestra el grado y distribución de malezas de un cultivo. Permite la implementación de estrategias de manejo de malezas específicas, donde los herbicidas se apliquen solo en las zonas de cultivos con mayor incidencia de malas hierbas.
Identificación de zonas con diferente grado de enfermedad y plagas en cultivos
Muestra el grado de afectación de las plantas por enfermedades o plagas, proporcionando una estimación del daño ocasionado. Se obtiene un mapa que permite optimizar la fumigación según el grado de afectación.
Identificación de deficiencia de nutrientes
Se identifican los síntomas de deficiencia de nutrientes en un cultivo para evaluar el estado nutricional del mismo. Presenta la ventaja de ser una técnica aplicable en el campo sin depender de ningún laboratorio. Produce un mapa de ambientes que permite optimizar la aplicación de fertilizante nitrogenado en sitios específicos.

(Fuente: Geosystems)